bebe

¿El bebé necesita realmente el chupete?

Todos, a la hora de ser padres nos hemos planteado alguna vez esta pregunta. La necesidad o no del uso del chupete es una cuestión que continúa creando dudas y opiniones diversas. A continuación abordaremos este tema con recomendaciones útiles y opiniones profesionales para dar respuestas a todas vuestras incertidumbres.

Cada vez más se piensa que la necesidad del chupete es relativa. Sin embargo, en ocasiones puntuales el chupete puede no tener contraindicaciones y hasta podría ser conveniente para el bebé.

bebe

Los bebés nacen por naturaleza con el instinto de succión. Mamar es un acto natural que los nutre, pero además es un actividad que les relaja y les calma. Además la acción de succión por parte del bebé es necesaria para la secreción de la leche materna. Sobre todo, al inicio de la maternidad hasta que la producción de leche sea regular, cosa que suele suceder en poco tiempo.

Por este motivo el chupete está desaconsejado en los primeros días después del nacimiento. Por lo menos hasta que la producción de leche esté regulada. Sin embargo, en ocasiones, se introduce prematuramente el chupete, cuando la madre segrega leche en exceso o insuficiente. También cuando tiene grietas o molestias, o cuando el bebé no se ataca bien.

bebe

La inclusión antes de que se regule la lactancia puede interferir en la producción de leche, haciendo que ésta sea escasa y/o menos nutritiva. Por este motivo se aconseja esperar hasta que segregación de leche sea continua y regulada. Sucede aproximadamente después de dos semanas o un mes.

Cuando la lactancia esté regulada, se puede decidir si es conveniente que nuestro bebé use o no el chupete. Evidentemente es una decisión de los padres.

bebe

En ocasiones los bebés que son amamantados desde el momento del nacimiento suelen no aceptar bien el chupete. Ésto ocurre a menudo cuando la lactancia se hace por demanda o cuando se deja al bebé succionar para relajarse, habitualmente antes de dormir.

Para los padres es el momento de decidir si introducir el chupete o no. Y para ello es necesario considerar distintas circunstancias del entorno del bebé.

Con frecuencia la lactancia produce molestias en los pezones, que en ocasiones pueden ser dolorosas, causando grietas y enrojecimientos. La lactancia es una etapa fascinante pero al mismo tiempo fatigosa para la madre, por su continua disposición a amamantar y relajar a su bebé.

Por lo que a veces, el uso del chupete, si es aceptado bien, puede liberar algunos momentos del día a la madre. Por ejemplo para poder descansar o dedicarse a ella misma. En estos casos, ya que la demanda de succión puede ser habitual, el chupete puede ofrecer cómodamente un alivio y hacer relajar al bebé, sin que ello le afecte negativamente.

bebe y mama

En ocasiones los bebés cuando están sacios de leche rechazan el pecho, pero continúan con una gran necesidad de succión. Seguramente porque la acción de succionar les relaja. Suelen chuparse las manitas o cualquier cosa a su alcance. En estos casos cabría la posibilidad de plantearse si darle el chupete, ya que podría ayudarlo a relajarse mejor.

De todas maneras se le puede calmar el ansia de succión con paciencia y amor sin necesidad de darle un chupete. Queda a los padres la elección.

Los bebés que ya toman biberón suelen aceptar mejor el chupete

bebe

Y normalmente no interfiere en su nutrición. También habría que valorar si es conveniente el chupete para un bebé de poco peso o que tiene dificultad en nutrirse. Ya que la energía que gasta en succionar el chupete, en estos casos puede ser considerable y restar fuerza de succión a la hora de nutrirse.

El acto de amantar, para tu bebé (y para ti como madre), es algo más que un momento para nutrirse. Es un momento único e íntimo, donde el contacto físico trasciende al lado emocional del bebé. Este se convierte en un momento de intercambio de amor y serenidad. Esta faceta de la lactancia es transcendental, muy importante para el desarrollo emocional del bebé.

Claro está que el contacto físico y emocional con el bebé no va a depender de la utilización o no del chupete. Dependerá de la calidad del tiempo que los padres pasan con ellos. Y digo calidad y no cantidad, porque el desarrollo emocional del pequeño dependerá mayormente de la cualidad del tiempo pasado con él.

Es muy importante que se transmita al bebé afecto y seguridad creando un vínculo emocional. Cualidades del amor que siente un padre o una madre hacia su hijo.

Al respecto, el chupete debería ser utilizado con moderación, no para hacer callar al bebé ni como consuelo. Y de consecuencia es aconsejable no ponérselo de continuo. Lo natural sería que tuviera la boca libre para poder experimentar con ella.

Precisamente la boca es uno de los primeros órganos con los cuales el bebé experimenta el mundo que le rodea. A través de ella, el bebé advierte el sentido del gusto cuando se nutre y por ello lo utiliza con frecuencia llevándose objetos a la boca.

 

Por supuesto tenemos que estar atentos que las cosas y objetos con los que el bebé juegue. Además de que sean del tamaño y material adecuado, deben ser adaptas para bebés de su edad. Y por supuesto perfectamente limpias e higiénicas, como también los objetos que manipulamos para uso nutritivo o higiénico del bebé.

 

El chupete es un objeto artificial, que sustituye de alguna manera el pecho de la madre. Por lo que se podría permitir con moderación en algunas circunstancias consideradas previamente.

Siempre como apoyo adicional y ayuda puntual. No como sustitución emocional del afecto y la seguridad del contacto físico de los padres o cuidadores.

 

baby sleeping

El contacto físico es necesario e importante para el bebé. Deberíamos darlo independientemente a la utilidad puntual y prescindible del chupete.

 

La misma consideración al respecto se debería hacer con el uso del biberón

baby playing

Teniendo en cuenta que la utilización del biberón a veces es hasta necesaria. Lo cual no impide que la nutrición del bebé a través del biberón no se debe hacer con cariño y esmero.

Asì que este útil objeto tiene una función que ofrece serenidad y consuelo al niño. Y por lo tanto, puntualmente, puede ser de ayuda y hasta conveniente. Por ejemplo en momentos en los que el bebé requiere atención inmediata o continua y no podemos permitírnoslo, o no es posible. Como cuando vamos en el coche, tenemos que atender asuntos de inmediata urgencia, o por hacer descansar a los padres simplemente. Cada padre y madre debe valorar la preferencia a seguir.

Lo que es importante es que al bebé no le falte el afecto físico y emocional de base, y que el tiempo que pasemos con él, nutriéndole, cuidándolo y jugando con él sea de calidad, cargado de afecto y atención.

De esta manera tanto en el destete como en el momento de dejar el chupete, este no será traumático para vuestro niño. Porque no se sentirá rechazado ni descuidado, y por lo tanto lo hará gradualmente y sin problemas.

De esta manera dejará el chupete o el pecho, poco a poco, sin darse cuenta, de manera natural y progresiva. No notará diferencia en su vínculo afectivo con sus padres o cuidadores.

Además evitaremos hábitos erróneos como el chuparse el dedo u otro objeto o que el tiempo del destete o de dejar el chupete sea excesivo. De todas maneras si vuestro niño ha adquirido algunos de estos hábitos, no pasa nada.

Del mismo modo, con afecto y paciencia, sin ningún tipo de presiones, es conveniente esperar el tiempo que niño estime necesario. Asì tendrá el tiempo suficiente para adquirir la seguridad y gradualmente dejarlo él solo, sin prisas.

 

El chupete, ¿genera tranquilidad o dependencia?

Según parece podría generar las dos cosas. Depende de cómo y en qué circunstancias se utilice. A continuación analizaremos el empleo habitual que como padres y madres o cuidadores, hacemos al respecto. En este modo identificaremos los errores y los aciertos que generalmente hacemos en el uso del chupete.

Por lo general es conveniente no utilizar el chupete de modo continuo, retirarlo cuando no sea necesario y evitar que cree dependencia exclusiva hacia un chupete (puede ayudar el uso de diversos chupetes diferentes en color y forma, en modo de ampliar la experiencia del niño hacia más objetos y no centrarse en uno exclusivamente).

 

chupete

Otro aspecto a tener en cuenta es no utilizarlo como consuelo.

Como ya hemos identificado, este comportamiento por parte de los padres o cuidadores, no es el más apropiado. En particular cuando el niño ha sufrido un pequeño accidente o caída y se pone a llorar. En estos casos es importante generar en el niño un estado de seguridad tal que pueda afrontar la situación sin necesidad del chupete como consuelo o sustitución de dicho estado de seguridad.

PRÓXIMAMENTE AMPLIAREMOS EL TEMA DEL CHUPETE Y HABLAREMOS DE TEMAS RELACIONADOS CON EL MUNDO DEL BEBÉ