strawberry

COMO ERAN LAS FRUTAS Y VERDURAS EN SUS ORÍGENES

Seguro que al morder una jugosa rodaja de sandía no podríamos imaginar que en el pasado no tenía este aspecto tan apetitosamente rojo y que su sabor no era para nada tan dulce y refrescante como el de ahora.

watermelon

Y es que la mayoría de las frutas y verduras que comemos hoy día se parecen muy poco a sus originarias, sobre todo en lo referente a su sabor.

EL PLÁTANO, UNO DE LOS MÁS ANTIGUOS

bananas

Posiblemente uno de los más antiguos frutos es el plátano, se cree que ya existía hace 10.000 años en el Neolítico en las regiones del sudeste asiático indomalayas de la Papúa Nueva Guinea. Desde Indonesia se propagaron hacia otras zonas de la Malasia y Filipinas, llegando a Hawaí y la Polinesia.
Algunos documentos históricos demuestran que ya en el siglo III a.C. se tiene noticia de esta fruta en Europa, pero no se introdujo hasta el siglo X. Más tarde en el siglo XVI desde África Occidental los portugueses lo llevaron a Sudamérica.

Banana

El plátano salvaje tenía dos variedades silvestres originarias, la Musa balbisiana y la Musa acuminata, de ésta última provienen los plátanos actuales.
La Musa acuminata, la antigua banana tenía grandes semillas y muy duras, su cáscara era también dura y difícil de quitar. Las investigaciones muestran que la semilla de la Musa acuminata posiblemente mutó hace más de 2.000 años, cambió de haber 3 copias de cada cromosomas a tener 2 como los actuales. Hoy en día existen alrededor de 500 variedades.

LA SANDÍA, RESERVA DE AGUA

Si bien extisten algunas controversias sobre el lugar exacto de su origen, se cree que fue en el desierto de Kalahari, pero otras investigaciones determinan como antepasado originario de la sandía, el llamado melón de agua, el Citrullus lanatus una variedad del colocynthoides, originario del noreste de África. De todas maneras todas coinciden que fue siempre en África.
Existen muchos documentos antiguos que revelan la existencia del melón de agua, el antepasado de la sandía actual en Egipto hace más de 3.000 años. Incluso se cuenta que en la Tumba de Tutankamón, se encontraron semillas de esta fruta ya de forma ovalada como las actuales, por lo que se cree que ya se cultivaba de tiempo y ya había evolucionado, ya que la original tenía semillas redondas.

SANDIA

De hecho son muchas las tumbas egipcianas donde se han encontrado semillas de sandía, se cree que las utilizaban como reserva de agua para el “gran viaje”. Como se hacía habitualmente también en otros países con estaciones muy cálidas, como en Sudán que las utilizaban como reserva de agua para los meses de sequía.
Seguramente por esta misma razón los arqueólogos que investigaban un asentamiento de hace más de 5.000 en Líbia, encontraron junto a otros restos de frutas semillas de melón de agua.
De ninguna manera gustaba por su sabor amargo y su textura dura, realmente tenían un aspecto poco apetecible, pero en compenso eran una válida reserva de agua. Su gruesa y dura cáscara le proporcionaba un buen aislante contra golpes y la mantenía fresca y apta para el consumo por más tiempo a diferencia con otras frutas.
Se cree que los egipcios iniciaron su cultivación selectivamente con la intención de modificar su sabor desagradable, cosa que sucedió relativamente con facilidad, ya que poseía solo un gen dominante que causaba el sabor amargo.
Desde allí su cultivo se extendió al mediterráneo y a toda Europa.
Con el tiempo también su color amarillo-anaranjado asociado al sabor amargo fue cambiando a medida que aumentaba su contenido en azúcar hasta convertirse en su color rojo característico de hoy.

LA NUEVA ZANAHORIA “NARANJA”

carrots

Se cree que el lugar de origen de los antepasados de las zanahorias fuese Asia central y sudocciental, la antigua Persia y Asia Menor, el actual Irán. Los griegos y romanos la llevaron a Europa. El nombre zanahoria en español proviene del árabe andalusí.
Una subespecie la Dancus carota es la originaria de la actúal zanahoria. Posiblemente su cultivación para el consumo inició aproximadamente en el siglo X.

Carrot

Probablemente al inicio eran de color blanco o púrpura con una raiz bifurcada y delgada. Con el tiempo perdió su pigmentación y iniciaron a ser amarillas. Su sabor era acentuado. Posteriormente se transformaron poco a poco cambiando su ciclo bienal en uno anual, haciéndose más grandes, de una sola raíz y de sabor más agradable.
Pero las zanahorias naranjas como las que hoy conocemos aparecieron por primera vez en los Países Bajos en el siglo XVII. En ocasión de un evento para homenajear a la casa real de Oranje. Tuvieron tanto éxito que han sido cultivadas con esa tonalidad hasta hoy.

EL MAÍZ MULTIUSOS, MÁS QUE UN ALIMENTO

El maíz es posiblemente uno de los alimentos que más transformaciones ha sufrido para adaptarlo mejor al consumo humano. Existía ya hace 10.000 años pero era muy pequeño y durísimo, además que poseía pocos azúcares.
Esta gramínea fue cultivada en el centro de México por primera vez ya en el Neolítico, según las investigaciones del antropólogo Richard Stockton Macneish en los valles de Tehuacán y Oaxaca. Donde encontró resto de plantas de maíz y pinturas, grabados y esculturas de la misma planta en las galerías de las pirámides.
Se cree que en el 2.500 a. C. Se extendió su cultivo al resto de América y posteriormente fue introducida en Europa después de su contacto en los siglos XV y XVI.
Su gran adaptación a diversos suelos y su gran resistencia a diferentes climas le valió para extenderse rápidamente al resto del mundo y convertirse en algunos casos en base de la alimentación de muchas comunidades.
Las diversas manipulaciones para obtener un maíz más grande y con mayor contenido en azúcares ha hecho que ahora podamos disfrutar del actúal en diferentes variedades alimenticias como harina, aceite y como base de fermentación del famoso whisky bourbon, pero también para uso no alimenticio, por ejemplo como biocombustible o el ya conocido bioplástico, un polímero a base de maíz que pretende sustituir el petróleo también para la fabricación de textiles.

EL MELOCOTÓN

Empezó su cultivación para el consumo 4.000 años a.C. El melocotón Prunus persica proviene de un árbol originario de Afganistan. También muy popular antiguamente en la China e Irán. Los romanos lo introdujeron en Occidente, ya que los conocieron por primera vez en la antigua Persia los llamaron inicialmente “persica”.

Los melocotones silvestres originarios eran pequeños como cerezas por lo que tenían poca pulpa. Su sabor era ligeramente salado y de textura terrosa. Para nada parecido al melocotón actúal, grande de jugosidad y dulce textura.

LA BERENJENA, UNA ALIADA DE LA SALUD

La berenjena Solanum melongena es originaria del sudeste asiático, de la zona de Assam en el noreste de la India concretamente, también se conocía en Birmania y China. Se conoce desde hace más de 2.000 años. En la Edad Media fue introducida en Europa por los árabes en Andalucía.
Inicialmente se creía popularmente tóxica, tal vez por el consumo de alguna otra variedad no apta para la alimentación. En Europa no se consumió por mucho tiempo y solo se utilizaba como adorno por temor a que provocara enfermedades como la epilepsia y hasta la locura.

berenjena

Todo lo contrario de la realidad ya que sus propiedades antioxidantes se recomiendan para la prevención de enfermedades degenerativas y cardiovasculares. Sus estatinas ayudan a reducir el colesterol y prevenir la arteriosclerosis y hasta es buena como bálsamo para las quemaduras de sol, porque ayuda a la regeneración de la piel.
Sin embargo la creencia de que la berenjena comida cruda es tóxica continúa en el recuerdo. Y es que claro, como todas las plantas, también la berenjena tiene unas moléculas de defensa, los famosos alcaloides que son tóxicos. En su caso es el alcaloide glucosilado, llamado solasonina, es tóxico, pero está presente en tan mínima cantidad que para nada puede resultar dañoso para la salud, incluso si se come en cantidades exageradas.
Con el tiempo fue perdiendo esa no merecida fama, como también sus abundantes espinas y su textura no lisa y no uniforme. El color también fue cambiando junto con su forma. Desde el blanco, azul, amarillo y el más habitual el púrpura.
Hoy día podemos disfrutar de una berenjena de diversos colores y formas pero ya siempre de textura fina, con pocas semillas blandas y de sabor agradable.

LOS TOMATES, UN GEN EXTRAORDINARIO

Tomatoes

Para nada los tomates en su origen eran como los disfrutamos ahora. Eran pequeños y más oscuros. Dada a su semejanza con algunas bayas venenosas como el matón nocturno, los europeos los temieron durante mucho tiempo.
El tomate actúal de la especie Solanum Iycopersicum es originario de sudamerica, desde Ecuador, Perú hasta el norte de  Chile y las islas Galápagos, donde se encuentra el ancestro silvestre del tomate actúal. 

En su origen eran más pequeños, de color verde amarillento y cuando iban madurando se oscurecian hasta convertirse en color negro.
Esta especie original constituyen un recurso genético de enorme importancia para la cultivación optimizada de este fruto. Los genes que posee pueden resistir a diversos factores bióticos y abióticos. Es decir tienen mayor resistencia contra plagas y enfermedades y además resisten mayormente al estrés hídrico y al salino, todas ventajas muy convenientes que sin duda aumentan la calidad del fruto.