Featured News

EL DAÑO PSICOLÓGICO

EL DAÑO PSICOLÓGICO

2ª/10 PARTE “EL MIEDO AL RECHAZO”

  1. EL MIEDO AL RECHAZO
  2. EL DAÑO PSICOLÓGICO
  3. LA EDUCACIÓN EMOCIONAL
  4. PORQUÉ DAMOS TANTA IMPORTANCIA A NUESTRA IMAGEN
  5. COMPRENDER LOS MECANISMOS DEL PENSAMIENTO
  6. EL PASO HACIA LA INDEPENDENCIA EMOCIONAL
  7. CUANDO NOS RECHAZAN PERSONAS QUE NO NOS CONOCEN
  8. ES HORA DE COMENZAR A VIVIR PLENAMENTE
  9. CÓMO HACER DESAPARECER EL MIEDO
  10. MUESTRA TU VALOR ÚNICO

La opinión negativa de los demás nos hace daño. Un daño que sufrimos, el cual no comprendemos el motivo real y por lo tanto queremos simplemente evitar. Esta es nuestra reacción habitual.

Que el rechazo duele lo sabíamos ya, ¿quién no ha sentido el dolor, también físico que produce el rechazo de una persona de la cual querías su atención o el dolor que nos “golpea” cuando alguien desprecia el esfuerzo de nuestro trabajo o dedicación?

Parece que nos han dado un puño en la cara, y es que también lo dice la ciencia. A través de un estudio, han demostrado que efectivamente ante un rechazo social, el cuerpo libera las mismas sustancias que produce cuando es golpeado.

Por este mismo motivo, también se cree que exista una relación entre el rechazo social y la evolución negativa de ciertas enfermedades socialmente no aceptadas. Se piensa que el excesivo temor del paciente al rechazo social, puede influenciar negativamente en la evolución de la enfermedad.

enfermo enfermedad reposo recuperación EL DAÑO PSICOLÓGICO

El estudio también muestra la posibilidad que existan personas más sensibles a los rechazos sociales, en el momento que producen una menor cantidad de sustancias analgésicas, que favorecen el bienestar general. Por esta razón, serían más vulnerables psicológicamente a una experiencia social negativa.

Todo ello nos dice muchas cosas, pero sobre todo, nos demuestra que el temor es natural y común a todas las personas y que forma parte de nuestra peculiar manera de “ser humano”.

CÓMO REACCIONAMOS ANTE EL MIEDO

miedo escondite esconderse  EL DAÑO PSICOLÓGICO

Todos tenemos miedo al rechazo, ¿quién no ha experimentado alguna vez un temor por el juicio que pudieran tener los demás sobre nosotros?

Estamos siempre presionados por una sensación de agobio y angustia, porque nos sentimos evaluados constantemente por cada cosa que hacemos, o que no hacemos en nuestra vida.

Tenemos miedo al rechazo, porque creemos que la exclusión podría traer consecuencias negativas hacia nosotros. O al menos es lo que nos han hecho creer, después cuando te pasa, que te excluyen, dices: “pues mira, no se está tan mal. No es tan terrible como decían.”

Desde luego, no es mejor estar en una perenne ansia, no siendo tú mismo, teniendo que aparentar de continuo lo que no eres. Más cuando eso no te aporta nada enriquecedor, ni interesante a tu vida.

Tenemos miedo que una persona importante para nosotros no nos quiera y nos abandone, porque creemos que no somos suficientemente guapos, inteligentes o exitosos; que el profesor que admiramos, nos considere un estudiante mediocre porque no te salió bien un exámen de su materia; que nuestro mejor amigo nos deje por su nueva novia; que nuestro jefe no aprecie nuestro trabajo y pierda confianza en nuestro talento, porque la presentación del proyecto que te encargó lo has enfocado del modo equivocado; o que la vecina del quinto nos considere estúpidos, porque una vez no supiste que decir cuando te saludó sonriendo.

Creemos que pasará algo malo y eso nos asusta. Sin embargo no es así, al menos no siempre, y cuando pasa, las consecuencias no son tan graves como pensábamos. O no hay consecuencias o sólo hay ventajas.

El miedo paraliza, principalmente, pero también nos hace huir, tendemos a evitar situaciones en las que podríamos ser vulnerables a posibles juicios de terceros.

respuesta huir escapar cerebro EL DAÑO PSICOLÓGICO

No queremos ser evaluados, de esa manera no podrán dar un juicio y de consecuencia no tendrán motivos para rechazarnos.

Por desgracia no es así, como hemos dicho antes, algunas personas son capaces de buscar todas las excusas imaginables, incluso absurdas o falsas para justificar el rechazo o la marginación hacia una persona.

A nuestro cerebro no le gusta sentirse estúpido, y por eso crea motivaciones para justificarse, aunque sean falsas.

No forzosamente necesitan hechos concretos u objetivos que motiven ese juicio, les basta tener sus propias motivaciones personales o conveniencias. Por lo que evitar exponerse a situaciones, no evitará que te rechacen, si eso es lo que han decidido por sus intereses.

Además el miedo a que te rechacen, hace que antepongas los deseos y gustos de los demás a los tuyos. El miedo hace que cedas siempre a las decisiones de los demás sin exponer tus gustos o preferencias.

Ésto te priva de un derecho fundamental que tenemos como persona: la libertad. El poder valorar y elegir tus propias decisiones de acuerdo a tus necesidades, conveniencias o porqué no, también tus deseos.

EL ORIGEN DEL MIEDO A SER RECHAZADO

marginación discriminación rechazo solo EL DAÑO PSICOLÓGICO

El miedo además de ser común a todos los seres humanos, es natural. Ya lo hemos dicho. Es decir, deriva de la aversión natural innata al riesgo que supone una cierta amenaza. Es una respuesta normal en todos los animales, incluidos los seres humanos.

Ante situaciones de peligro, el miedo nos permite adaptarnos rápidamente con determinadas reacciones fisiológicas, que nos permiten ser más eficaces en evitar daños y preservar nuestra supervivencia. Nos proporciona esa energía extra, necesaria para enfrentarnos, huir o paralizarnos, si eso es conveniente.

Desde esta perspectiva el miedo es normal, natural, pero también muy beneficioso y útil.

Sin embargo, a veces el miedo también se presenta en situaciones que en apariencia y objetivamente no suponen una amenaza para nuestra supervivencia, por ejemplo cuando tenemos que hablar en público.

Como solemos decirnos para animarnos: pero, si ¡no es que nos van a comer! Sin embargo el exponernos ante un público, nos crea una sensación tan desagradable que en ocasiones nos paraliza o peor nos provoca ansiedad.

recuerdos tristeza triste  EL DAÑO PSICOLÓGICO

También ésto es natural, ya que el miedo y el temor a algo, lo provoca la percepción que tenemos de un peligro, sea real o imaginario, sea un peligro presente, futuro o incluso pasado.

PORQUÉ EL MIEDO NOS PARALIZA

estsatua paralizar susto

El miedo provoca una reacción de ciertos mecanismos que nos ayudan a evitar un peligro inminente y preservar nuestra vida. Pero como los mecanismos de la mente son tan complejos, con frecuencia el peligro que percibimos nos es tan real como pensamos. Por lo general, no estamos constantemente en “peligro de muerte”.

Cuando el peligro no existe objetivamente, porque es una percepción en el presente, del recuerdo de un peligro pasado o simplemente la amenaza, no representa un verdadero peligro para nuestra vida; si no la hemos podido evitar, solemos paralizarnos, provocandonos inútilmente efectos negativos.

público personas

Porque damos una idea equivocada de lo que nosotros somos, y eso puede hacer que la otra persona tome un decisión desfavorable para nosotros.

Quedamos mal, esa es la verdad, con esa persona que esperaba una respuesta nuestra, y lo único que encuentra delante es una persona tímida que no parece que sabe hablar; o damos la impresión que no hemos estudiado para el exámen oral.

Cuando en realidad te lo has preparado muy bien y lo sabes todo. Pero con los nervios que te provoca el hecho de hablar delante de la clase, te has quedado en blanco, sin decir una palabra. De consecuencia y efectivamente te ponen una mala nota. Sin quererlo, nos complicamos la vida inútilmente.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE TEMA? TÚ, ¿QUÉ PIENSAS? SI QUIERES COMPARTIR TU OPINIÓN Y TU EXPERIENCIA DÉJANOS UN COMENTARIO AQUÍ DEBAJO!


EL DAÑO PSICOLÓGICO EL DAÑO PSICOLÓGICO EL DAÑO PSICOLÓGICO EL DAÑO PSICOLÓGICO