navidad

Como acertar en los regalos

NAVIDAD, UN MOMENTO PARA REGALAR

Llega la Navidad, y con ella una época de buenos sentimientos y regalos para todos. Es un momento de encuentro, por lo tanto de compartir emociones entre las personas que forman parte de nuestra vida.

La familia, los amigos, en estos días se convierten para nosotros centro de nuestra atención y mejores deseos para ellos. Una intimidad que lleva al propósito de hacer un regalo.

navidad

Qué significa regalar?

Regalar es algo más que dar a alguien un objeto. Con el acto de obsequiar, queremos agradar a la persona que lo recibe. El regalo expresa nuestro afecto y nuestro interés hacia esa persona, por esta razón es importante que elijamos bien nuestro regalo.

La importancia de un buen regalo


Elegir mal un regalo puede causar el deterioro de la relación. Podemos dedicar tiempo y dinero y sólo conseguir que la otra persona se sienta decepcionada. Ésto es algo que debemos absolutamente evitar.

Un mal regalo es peor que no hacer regalos. Cuando recibimos un regalo que no nos gusta o que nos parece inapropiado, lo que hacemos es replantearnos la relación.

Sentimos que esa persona no nos conoce lo suficiente y de consecuencia no nos comprende. Un mal regalo puede indicar que no piensas en la otra persona y que no te importa. El mensaje es claro, no interesamos a esa persona, por lo que la relación tiende a enfriarse y hacerse más distante.

Estudios de la Universidad de Columbia dicen que entre parejas, los hombres y las mujeres reaccionamos diversamente ante un regalo que no nos gusta o que consideramos inadecuado.

Los hombres identifican el regalo con la relación. No les gusta el regalo, no les gusta la relación. Se plantean la continuación de la relación y piensan que terminará en breve tiempo.

Las mujeres sin embargo, ponen la relación por encima del regalo. No dan tanta importancia al obsequio, pensando que la pareja es negado para comprar regalos, pero que su intención es buena. Quieren creer que de todas maneras las quieren y las conocen. No se plantean la ruptura de la relación.

¿Porqué damos tanta importancia a los regalos?

Todos básicamente queremos que nos comprendan y nos incluyan. Cuando alguien nos dona algo que nos gusta, sentimos una cercanía con esa persona, una sensación que nos indica que esa persona nos comprende de verdad y nos considera.

En las relaciones con los demás buscamos comprensión. Por eso nos acercamos a parejas o amigos afines con nuestros intereses y aficiones. Notamos que nos entienden mejor y nos aceptan como somos.

regalos navidad

¿Cómo acertar con los regalos?

Cómo regalar. Claves y consejos prácticos para no equivocarnos a la hora de regalar en las próximas navidades.

Piensa en la otra persona – Antes de regalar piensa en el regalo que podría gustar a la otra persona. Ponte en el lugar del otro. Ten en cuenta que tu regalo es un mensaje hacia la otra persona, con el cual le dices que te importa o que no te importa para nada. Elige cual mensaje quieres que reciba.

Adaptarnos a las circunstancias – Por ejemplo, dinero sería un regalo bien aceptado por algunas personas, pero no siempre es adecuado. Pero regalar dinero puede mostrar prepotencia y marcar cierta distancia en la relación, por lo que en algunas ocasiones no es recomendable.

Antes de regalar, no preguntar – Antes de regalar “piensa” primero en el regalo que puede desear la otra persona. Como mucho puedes preguntar a personas cercanas. Pero nunca directamente a la persona interesada.

Preguntar a alguien que quieres que te regale? Es una pregunta que demuestra total desinterés por la persona.

Tu regalo debe ser importante para ti – Asegúrate que tu regalo guste y que te gustaría ver la expresión de satisfacción que pondrá la persona el recibirlo. Tu regalo debe enorgullecerte. Si no es así, mejor no regalarlo. Es un mal regalo.

Haz regalos personales – Los regalos que demuestran tu interés y tu conocimiento por esa persona. Conocer sus gustos y sus preferencias te ayudará a elegir un detalle acorde con la personalidad y deseos. Presentes que sean pensados a propósito para esa persona.

regalos navidad

Haz algún regalo de experiencia – Una buena opción es hacer de vez en cuando, regalos de experiencias. La oportunidad de pasar tiempo juntos mejorará sin duda vuestra relación. Compartir momentos únicos y especiales con tus amigos, con tu pareja o con tu familia, hijos o abuelos, puede ser un buena idea de regalo.

Teniendo en cuenta las circunstancias de tiempo, disponibilidad, edad y nivel de relación, las experiencias vividas junto a otra persona consolidad y favorecen los vínculos afectivos.

Una buena idea para esta Navidad y para el próximo año nuevo 2019 sería: entradas para eventos o conciertos, viajes y cenas especiales para recibir el Año Nuevo, estancias en spa para después de las excesos navideños o para nuestros abuelos, visitas a parques de atraciones especiales para los más pequeños, etc.

No importa que el regalo se disfrute más adelante en el tiempo, la ilusión de un regalo deseado y querido no quitará el entusiasmo y la felicidad de recibirlo. Por lo que introducir alguna vez un regalo de experiencia es muy recomendable.

regalos navidadAtención a los regalos muy prácticos – Los regalos demasiados útiles pueden indicar por ejemplo, que tu pareja no es perfecta. Esto es un mensaje que tenemos que evitar. Los regalos prácticos para el hogar es mejor hacerlos hacia la familia en general y no como regalo personal para un miembro de ella.

Se podrían hacer sólo en el caso de una petición anticipada espontánea por parte de la persona. Debemos estar seguros que su deseo es recibir ese regalo y que no lo interpretará mal.

Cuando no conocemos bien a la persona – En este caso tenemos que regalar cosas que sabemos que funcionan. Regalos que gustan a todos por estar de moda o por su calidad. Teniendo presente que sean acordes a la edad, a las circunstancias y al nivel de amistad o compromiso social.

Lo que sentimos lo transmitimos, queramos o no. Por eso tenemos que estar seguros de que nuestro mensaje a través del regalo, indique y muestre nuestro interés y cariño hacia esa persona.

Siempre vale la pena regalar. Cuidar a los demás a través del detalles, como es un regalo nos da mayor felicidad que ignorar a las personas que tenemos alrededor.

Buscamos sorprender con los regalos en lugar de satisfacer los deseos


Las personas tendemos a regalar cosas que creen una gran sorpresa en el momento de recibirlo. Incluso cuando tenemos la posibilidad de regalar otro objeto con mayor posibilidad que guste más. Esta es la conclusión de una investigación publicada en la revista norteamericana Psychological Science.

Según explica la investigadora Adelle Yang, de la Universidad Nacional de Singapur, principal autora de estos estudios: la muestra de emociones que crea el momento de la sorpresa se antepone a otras consideraciones.

Oleg Urminsky, de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago y coautor junto con la Dotsa. Yang, explica que solemos percibir las demostraciones emocionales de otras personas como una representación de su estado interior.

Por lo que sus expresiones de felicidad y bienestar en el momento de la sorpresa, las interpretamos a nuestro modo para guiar nuestras decisiones como si fueran el deseo del otro.

Al parecer al regalar buscamos la “sonrisa” y el entusiasmo que crea el momento de la sorpresa. Y no tanto satisfacer a la persona con un regalo que sabemos que prefiere pero que al ser esperado no mostrará tanta emoción al recibirlo. Nuestra prioridad es provocar respuestas emotivas más entusiastas, porque nos agrada ver estas emociones en las personas.

Para comprobar esta hipótesis, se analizaron las decisiones de 357 personas respecto a donaciones reales e imaginarias.

El experimento consistía en lo siguiente: 357 participantes tenían que imaginar de formar parte de una pareja que recibiría un regalo o de uno de los amigos que entregarían los regalos.

Se les mostró dos pares de tazas con precios similares: uno personalizado y el otro con un diseño ergonómico. Se les pidió una calificación de nivel de gusto por cada opción, cuál opción preferían y preanunciaron la respuesta emocional que creían que iba a tener, junto con el grado de satisfacción de cada opción.

Los resultaron fueron los siguientes: Independientemente si eran los recibidores o obsequiadores. Los participantes en general prefirieron las tazas personalizadas porque generarían una respuesta emocional mayor.

Según el experimento, la persona piensa que su pareja estaría igualmente satisfecha con cualquiera de las dos opciones, pero tiende a preferir la taza personalizada estimulado por la reacción mayor que cree que tendrá su pareja al ver el regalo.

Sin embargo en concreto, los que recibirían el regalo, no mostraron ninguna preferencia entre las dos opciones. Las dos opciones les darían igual satisfacción.

Otro estudio similar se hizo con 295 personas con pareja. Tenían que elegir el regalo preferido para el día de San Valentín. El experimento fue el siguiente: Elegir entre pares de regalos de precio similar. Los pares de elección eran: 1 docena de rosas abiertas o 2 docena de rosas a punto de florecer. Un ramo de flores frescas o un bonsai. Y 1 cesta en forma de corazón con dentro galletas o frutas.

El resultado fue el idéntico, los obsequiadores preferían la opción que creían provocaría una reacción inmediata más entusiasta. Por ejemplo las flores frescas en vez del bonsai, que sin embargo ofrecería mayor satisfacción a largo plazo.

El estudio también reveló que la preferencia por regalos de mayor impacto sorpresa, desaparecía cuando el donador sabía con antelación que no iba a poder ver la reacción de la persona al ver su regalo.

A veces las personas desean regalos útiles y que den satisfacción a medio o largo plazo, como libros o dinero, pero todavía los donantes temen no provocar fuertes emociones con regalos similes.

De hecho, la satisfacción a largo plazo parece no influir ni ser considerado en el disfrute de del donador.

El doct. Yang precisa que estas preferencias discrepantes son sorprendentemente “obstinadas”, los datos han demostrado que incluso cuando el obsequiador tiene una preferencia diversa si su regalo fuera para él, el hecho de regalarlo a otro por el efecto sorpresa es prioritario y prevale.

Por lo que pedir a quien regala que se ponga en el lugar del destinatario a la hora de elegir es muy poco probable que influya en su decisión final. Ésta siempre se inclina hacia el regalo más sorprendente y no el más deseado.

Lo peor es que los investigadores intuyen que este rasgo de comportamiento puede también influir en otros contextos, incluso de mayor importancia. El doct. Yang concluye diciendo que espera que las personas encargadas de tomar decisiones médicas, financieras, profesionales, políticas y de consumo para otros, no estén sujetas a estas motivaciones personales y que consideren la satisfacción y el bienestar a largo plazo de las personas.

Los errores más comunes cuando regalamos

 

Los tres errores más comunes de evitar:

¡Cuanto nos gusta sorprender a las personas con los regalos! Y de consecuencia regalamos cosas que no nos han pedido, en modo de crear un momento de sorpresa. No sabemos si les gustará o no. Y esto es un riego que debemos evitar a partir de ahora.

Este es una de las equivocaciones más frecuentes que solemos hacer. Sin embargo, algunas personas prefieren decir con antelación los regalos que les gustaría recibir y no llevarse sorpresas no deseadas.

Otro error no menos importante, es hacer siempre regalos de objetos tangibles. Porque creemos que esto suscitará una respuesta inmediata y dará una mayor alegría, ¿verdad?

Ésto está bien pero regalar experiencias, al menos de vez en cuando, resulta mayormente apreciado. Aunque el momento de disfrutarlo se tenga que demorar en el tiempo.

Por lo que regalar viajes, estancias de fin de semana, entradas para eventos o conciertos, etc. Todas son buenas ideas como regalo para estas Navidades.

Otro error que hacemos a veces, es regalar donaciones a asociaciones benéficas, en nombre de la persona que queremos agradar. La donación es algo personal que debe hacer directamente la persona interesada. Es mejor centrarse en un regalo dirigido hacia la persona en sí.

A veces se prefieren regalos que resulten útiles también a medio o largo plazo. Siempre que éste sea deseado y resulte satisfactorio.

Esto es lo que afirma la investigación hecha por la Escuela Tepper de Negocios de la Universidad Carnegie Mellon y la Escuela Kelley de Negocios de la Universidad de Indiana. Por lo que llegaron a la conclusión de que existe una gran diferencia entre las motivaciones de las personas que regalan y las personas que reciben el regalo.

Al parecer lo que muestra este estudio es que para acertar con el regalo, es conveniente empatizar antes con la persona a la que queremos hacer feliz. Conocer sus gustos, preferencias y sus deseos, evitará caer en el error de elegir un mal regalo.

¿Quién acierta más con los regalos navideños?

Parece una pregunta fácil de responder, pero tiene particularidades interesantes que descubrir. Por fin, tú también acertarás este año en la compra de los regalos navideños para tus familiares y amistades.

En primer lugar, las personas que más nos conocen evidentemente, en concreto, nuestra pareja es la que mejor acierta en el regalo elegido. Es la conclusión de un estudio realizado por la sociedad australiana McCrindle Research.

La motivación es obvia: las personas más cercanas, suelen ser las que mejor conocen nuestros gustos y deseos. Y por lo tanto, suelen elegir con más acierto el regalo deseado, por ejemplo para estas navidades.

Por el lado contrario, nuestro compañeros de trabajo y jefes suelen ser los que peores regalos hacen en estas festividades.

Además el estudio muestra que los regalos de tecnológicos/electrónicos son los más regalados y que más éxito tienen en la actualidad, de hecho están en tendencia para el año 2019.regalos navidad

Seguidos de regalos de experiencias, como viajes, entradas para conciertos y eventos de interés, como también tratamientos spa saludables.

Aunque también los regalos personales de moda y complementos siguen siendo una elección de las más populares, prefiriendo regalos más exclusivos y de moda actúal.

Sin embargo, los objetos decorativos ya no son tan apreciados según este informe. Debido posiblemente a la itinerancia de nuestras actividades de interés.

Cada vez tendemos a estar menos tiempo en nuestras propias casas. Por lo que la idea de decorar el hogar ha ido cambiando hacia una versión más práctica, cómoda y hacia un estilo particular.

La tecnología avanzada, la calidad y la utilidad de los objetos y electrodomésticos de nuestro hogar tiende a coger mayor importancia. Junto con la preferencia hacia un estilo más moderno, actúal y de gran personalidad, son las características de tendencia para la decoración de nuestro hogar para el nuevo año 2019.

El regalo menos considerado, por otra parte, según este informe, son los imanes para el frigorífico, los calcetines, los jabones de baño y las velas aromáticas.

LA GENEROSIDAD, una cualidad genética

Es muy interesante sin duda saber que algunas personas podrían estar genéticamente predispuestas a tener un mayor grado de generosidad en su personalidad. Según una reciente investigación publicada en la revista Genes, Brain and Behavior en Israel podría existir una tendencia genética en el hecho de ser generosos.

Esta curiosa conclusión ha sida obtenida después de los experimentos realizados por el Doctor Ariel Knafo y su equipo de investigación de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Ellos realizaron una prueba de comportamiento que consistía en lo siguiente: entregaron 12 dólares a 203 personas sugiriéndoles que los donasen.

Después comprobaron los resultados, el 50% de los individuos que estaban dispuestos a donarlos de forma anónima, eran portadores en parte o en su totalidad del gen AVPR1.

El gen AVPR1 estimula la liberación de una hormona, la arginina vasopresina. Que actúa sobre un área del cerebro que favorece el comportamiento altruista.

Para mayor asombro, al parecer existe una variante de este gen en algunas especies de ratas. Y según revelan estos estudios, el gen podría promover y fortalecer los vínculos sociales entre estos mamíferos.

Evidentemente la complicada evolución de la sociedad podría haber favorecido ésta actitud a nivel genético. Desarrollando asì esta hormona genéticamente diseñada para que influenciara un cierto criterio mental más conveniente y beneficioso para la sobrevivencia de la especie humana en la actualidad.

De hecho es así; una conducta altruista y solidaria favorece no sólo la comunicación, sino que desarrolla y incrementa los enlaces de cooperación y colaboración.

Estas cualidades hoy día, las necesitamos más que nunca para la continuación de nuestra especie. Sin éstas, la posibilidad de sobrevivencia frente a un eventual peligro global sería gravemente comprometida.

Según este estudio la naturaleza genética de nuestro organismo prevee esta necesidad, generando una respuesta a nivel hormonal. Desde luego suscita mucho interés, cómo nuestro organismo reacciona y evoluciona ante las necesidades que provocan las circunstancias.

CUANDO NO GUSTA EL REGALO- Una equivocación de evitar

Para estas próximas Navidades prestemos mucha atención a los regalos que hacemos. Los datos son claros y alarmantes. Un 46% de nosotros cree que recibirá regalos no deseados o que no les van a gustar. Mientras el 10% reconoce que los regalos que no les gusten los revenderán.

Estos son los datos de un estudio realizado por TNS en diferentes países como Alemania, Austria, Francia, España, Italia y Reino Unido. La encuesta a más de 1000 personas, muestra algunos datos importantes a tener en cuenta a la hora de hacer regalos.

regalos navidad

Por ejemplo, los hombres con un 53%, son los más decepcionados. Por recibir regalos no deseados o inapropiados. Aunque un 57% decide quedarse igualmente con el regalo que no le gusta. Los suegros son los que menos aciertan en regalar, con un 16%, junto a los compañeros de trabajo y los jefes. Y un pequeño porcentaje prefiere regalarlo a otra persona.

Pero todavía hay más. Los más jóvenes son los que más regalos revenden, con 7% de edades entre 16 y 24 años. Mientras que el 1% de adultos, entre 45 y 54 años también los revende.

Y ¿qué se hace con el efectivo de la revendita? Pues la mayoría lo ahorra, frente al 36% que lo cambia por otro regalo. Mientras que un 18% lo invierte para otros gastos y el restante 15% lo utilizará para comprar regalos para otras personas.

DÉJANOS TU OPINIÓN