Featured News

LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

4ª /8 PARTE “LA LISTA NEGRA DE LAS PLANTAS PROHIBIDAS”

  1. LA LISTA NEGRA DE LAS PLANTAS “PROHIBIDAS” EN LA ANTIGÜEDAD
  2. LA ZANAHORIA: LA MALDICIÓN DEL COLOR PÚRPURA
  3. LAS PATATAS: EL ALIMENTO DE LOS DIOSES
  4. LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE
  5. LAS HABAS Y PITÁGORAS: MITOS Y LEYENDAS
  6. LAS HABAS EN LA RELIGIÓN ANTIGUA Y LA MITOLOGÍA
  7. LAS HABAS Y OTROS RITUALES ROMANOS
  8. LAS HABAS Y SU ORIGEN IMPURO

Efectivamente en ocasiones los efectos de ciertos alimentos no se podían explicar fácilmente por falta de conocimientos científicos y entraban en una verdadera contradicción.

habas secas LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

Fue el caso de las habas cuyas prohibiciones, curiosos comentarios y creencias acerca de su naturaleza y sus propiedades en la antigüedad nos dejan todavía hoy desconcertados.

La vicia faba llamada el kýamos, tiene su origen posiblemente en Persia. En la Ilíada vienen nominadas y en la ciudad de Troya se han encontrado indicios de su consumo en algunas excavaciones que han tenido lugar en la zona. Por lo que se creen que se cultivó ya desde épocas remotas.

De hecho se sabe que en pasado su consumo suplantó por mucho tiempo la tan apreciada proteína animal, escasa en la dieta de entonces por gran parte de la población, ya que esta principalmente estaba basada sobre el consumo de cereal.

Se sabe que los griegos fueron grandes consumidores de habas, Aristófanes lo comenta en varios de sus escritos, como también lo fueron los romanos.

guisantes proteína vegetal legumbre LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

En España lo introdujeron los fenicios junto con otras legumbres como las lentejas y los guisantes (también estas consideradas frutos con poderes sobrenaturales porque recordaban a los huevos, fruto de la vida). Sobre todo en la zona mediterránea se consumía abundantemente.

lentejas proteína vegetal alimento legumbre LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

Su larga conservación permitía su almacenamiento en tinajas por lo que se utilizaban como un optimo sustento en los largos viajes.

De hecho se popularizó rápidamente por toda Europa y al inicio fue consumida por todas las clases sociales, después su apreciación menguó, seguramente por los efectos negativos de flatulencia que provocaba su difícil digestión y pasó a ser “la carne de los pobres” lo que cual provocó una bajada de su coste.

A pesar de esta recelosa reputación, su consumo era bastante popular, sobre todo en épocas de carestías. De hecho los romanos cuando escaseaba otros cereales más apreciados, cocinaban un cierto pan hecho con harina de habas secas, llamado lomentum. Similar al pan de harina de garbanzo que todavía hoy es muy popular en Italia.

A parte su aporte nutricional, rico en proteínas vegetales, minerales y vitaminas, su efecto sobre la tierra de cultivo era beneficioso, ya que las habas depositan sobre el terreno nitrógeno que mejora la fertilidad de la tierra. De hecho en la actualidad se utiliza en el cultivo rotatorio para mejorar el rendimiento del terreno.

cultivo trigo campo cultivado  LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

Se cree que puede que esta sabida y comprobada capacidad fertilizante que tienen las plantas de las habas sobre la tierra, sea uno de los motivos por los cuales siempre ha sido asociada a la generación de la vida.

Precisamente por ser un buen y natural fertilizante (como sabemos hoy día), ya que como decimos deposita sobre el terreno nitrógeno que actúa como abono y enriquece la tierra; ignorantes de este hecho, en el pasado pensaban que las habas fueran un alimento “contaminado”, porque absorbía de alguna manera las impurezas de los terrenos.

Para los ancestros, el hecho que el terreno después del cultivo de habas quedase objetivamente más fértil justificaba y fortificaba la idea de que las habas fueran vegetales con poderes sobrenaturales que retenían las impurezas oscuras del ultratumba.

cementerio tumbas ultratumba LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

Para añadir mayor temor y alarma sobre las ya “malditas” habas, en el sur de Italia y Grecia, se dio a conocer en el siglo XIX por primera vez una anomalía hereditaria, el fabismo, que es un peligroso déficit de una enzima, que tiene como función proteger los glóbulos rojos de los daños provocados por ciertas sustancias, entre ellas unas integrantes de las habas.

Actúa como una alergia aunque no sea tal, por eso con frecuencia se le asocia o incluso se le confunde con los síntomas de una alergia. El consumo de habas, el contacto o simplemente la inhalación de su polen provoca la destrucción de los glóbulos rojos, provocando una grave anemia.

Este hecho, como decimos se conoció más tarde, pero es muy probable que junto a su difícil digestibilidad (comentada en tantos escritos de muchos personajes notorios de la antigüedad), ya se conociera también esta alteración de la salud, aunque no se sabía (evidentemente) que fuera tal. Por esto no es de estrañar el recelo hacia las habas que se introdujo en la opinión popular antigua y que ha llegado hasta nuestros días con tantas curiosas anécdotas sobre esta planta.

CREENCIAS POPULARES SOBRE LAS HABAS

muerte soldados medievo

Que las habas tuvieran algunas contraindicaciones digestivas y alérgicas, no justifica en absoluto las desconcertantes y escabrosas creencias acerca de esta leguminosa y las propiedades con las cuales le atribuían una naturaleza sobrenatural y nefasta.

Por ejemplo como hemos dicho, al ser una de las plantas de cosecha más tempranas, (ya que su germinación se produce entorno a 40 días después de su siembra), se creía que eran la primera ofrenda de los muertos a los vivos y por esta razón su reencarnación.

Plinio afirmaba que los sacerdotes no comían habas negras porque creían que eran el vehículo por donde las jóvenes ánimas subían a la Luna en cuyos rayos residían hasta su descenso a la tierra para reencarnarse en una nueva vida.

habas negras judías proteínas LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

En algunos versos atribuidos a Orfeo y a Empédocles, declaran que ingerir habas implicaba comer las cabezas de los progenitores. Por lo que comerlas significaría entrar en comunión con los muertos y aceptar de formar parte del ciclo de las reencarnaciones.

habas blancas  LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE

Además su similar parecido a un embrión demostraba según ellos, de algún modo esta creencia sobre la regeneración de la vida.

¿TE HA PARECIDO INTERESANTE ESTE TEMA? COMPARTE TU OPINIÓN Y DÉJANOS UN COMENTARIO!


LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE LAS HABAS: UNA PLANTA AMBIVALENTE