matrix

LA NUBE “CLOUD” SE HA CONVERTIDO EN TORMENTA

La Storm Clouds ha llegado a las ciudades inteligentes. Un proyecto especialmente pensado para los servicios públicos.
La nube como ya sabemos es un sistema de computación que permite almacenar, procesar y utilizar los datos almacenados de manera remota a través de Internet.
La nube proporciona una gestión inteligente de datos, información y servicios que puede apoyar en los proyectos de las entidades públicas, empresas privadas, estudiantes y ciudadanos en general.
Está organizada en categorías y etiquetas facilita rutas de navegación y servicios. Gracias a su política garantiza la privacidad y sostenibilidad de su servicio, lo que representa una buena herramienta de utilidad pública y gobernativa.

cloud

Es una manera simple y una solución que integra muchas funcionalidades de uso. La computación en la nube proporciona grandes ventajas en costes, eficiencia, accesibilidad e en aceleración y progreso innovativo. Su utilidad se amplía a un público de usuarios muy diverso, ciudadanos, empresas públicas o privadas, gobierno, etc.
La computación en al nube permite el acceso bajo demanda a un conjunto compartido de recursos informáticos configurables. Es decir permite el acceso a las redes, servidores, aplicaciones informáticas, sistemas de almacenamiento y servicios varios.

PORQUÉ ES IMPORTANTE LA NUBE EN LAS CIUDADES INTELIGENTES

La facilidad de acceso y la eficiente conectividad que ofrece la “cloud” puede ser una herramienta muy conveniente para el gran volumen de interaciones que se produce en una ciudad inteligente.
La organización de una ciudad inteligente requiere de interaciones complejas y continuas que necesitan una rápida y eficiente respuesta de conectividad.

La nube puede proporcionar soluciones a este respecto ofreciendo un sistema que permite las conexiones y el intercambio de datos e información de manera eficiente y efectiva.
Dada la expansión del mercado y de la información las multinacionales están incorporando una estrategia de computación en la nube a gran escala. También los gobiernos de diferentes países como Estados Unidos, la UE, Reino Unido, China, Japón, Australia entre otros, han emprendido acciones hacia la computación en la nube, impulsados por la necesidad de reducir costes y avanzar más rápidamente hacia la innovación digital.

LA NUBE EN DIFERENTES PAÍSES DEL MUNDO

Concretamente Estados Unidos ya en el 2009 propuso la Iniciativa Federal de Computación en la Nube FCCI involucrando en ella los gobiernos federales e instituciones públicas.
A partir de la FCCI iniciaron nuevas iniciativas en Estados Unidos para impulsar la adopción de la computación en la nube.
En Europa hay todavía que unir el consenso común y la voluntad más efectiva. A pesar que ya en 2012 Europa lanzó la campaña “Desatar el potencial de la computación en la nube en Europa”.
La Comisión Europea recomendó entonces a los países miembros una rápida adopción de la nube en sus infraestructuras gobernamentales para acelerar la economía en los países miembros. Estableció como prioritario el desarrollo en un mercado único europeo para servicios en la nube.
A pesar de la intención de la Comisión Europea, la Junta Directiva de la European Cloud Partnership ha identificado algunos obstáculos que Europa actualmente tiene que resolver.
Algunas barreras legales y técnicas impiden el desarrollo de Europa en la nube. Para solucionarlo la Junta propone un nuevo cambio en las directrices legales y operativas.

cloud ia

Otro aspecto a solucionar es la necesidad de un consenso más amplio entre las autoridades públicas, empresariales y ciudadanas.
En Australia ya su gobierno lanzó un proyecto de estrategia nacional para la incorporación a la computación en la nube, con el propósito de aumentar la eficiencia en los servicios públicos, agencias gobernamentales, etc. De hecho su informe “Government Cloud Computing Policy” proporciona directivas para la contratación y uso de los servicios en la nube.
Japón a su vez está promoviendo estrategias para la incorporación en la nube tanto para el gobierno central “Proyecto Kasumigaseki”, como para los gobiernos locales. Y así el gobierno de Hong Kong y el de Corea del Sur.